Etiquetas

jueves, 22 de septiembre de 2011

Estigmas

 Se dice de los estigmas que son, marcas o señales que le aparecen a algunas personas muy devotas en su fe cristiana como unas heridas parecidas a las que le infligieron a Jesús momentos antes de su crucifixión, todas ellas aparecen curiosamente en las palmas de las manos y no en los antebrazos. Llegan a considerarse que son de origen sobrenatural, tanto por algunos como un don divino, como por otros como de origen diabólico.       
 Estas heridas se pueden producir por dos motivos :

* Puede ser causada de manera deliberad por convicción de su fe cristiana.

* Puede ser consecuencia de un fenómeno espontáneo como reacción a un proceso mental o psicosomático.

Jesús sufrió muchos martirios antes de ser crucificado.


Las personas que sufre los estigmas son profundamente religiosas, personas que se entregan en su totalidad a venerar sobre su convicción hacia la fe cristiana.
 Cuando Cristo fue crucificado, murió martirizado por diversas llagas en todo su cuerpo. Lo azotaron en la espalda repetidas veces, llevó una corona de espinas en la frente que le causó profundos y dolorosos cortes, le atravesaron las muñecas de las manos y los pies con clavos y luego le clavaron una lanza en el costado.
 Algunas personas muy devotas a lo largo de la historia han padecido algunas de esas llagas, no hay explicación científica satisfactoria sobre este fenómeno. Los afectados, experimentan un dolor espiritual tan intenso sobre este fenómeno, que llega a influirles no solo mentalmente, sino físicamente. Se atormentan por las propias visiones del mal y manifiestan esas batallas en su cuerpo. La iglesia curiosamente lo considera un don, como si fuese un regalo del cielo, de Dios. Dichos estigmatizados llegan incluso a hablar sobre ciertos acontecimientos proféticos y por eso se le ha dado mucha atención por parte de la iglesia.

El Vaticano le a prestado mucha atención a estos estigmas.

 Muchos de esos estigmas que hacen presencia suelen ser marcas como de clavos en las palmas de las manos, lo curioso es que en tiempos de Jesucristo, los crucificados sufrían los clavos no en las palmas de las manos, sino en las muñecas, pues si así lo hubieran hecho, se desgarrarían por el propio peso.
 Claramente los estigmas no son una señal producida directamente por ninguna divinidad en concreto, más bien se trata de algo profundamente psicológico hacia una fe ciega sobre los hechos que acaecieron a Jesucristo, sobre el verdadero sufrimiento al que fue sometido y que los estigmatizados ponen de manifiesto en sus cuerpos de lo aterrador de la la experiencia vivida por él en sus últimos momentos.

Jesús fue hijo y mensajero de Dios y por ello murió crucificado.

 Entre los estigmatizados nos podemos encontrar una larga lista, pero el más relevante fue el fraile San Pio de Pietrelcina ( 1887-1968 ). Religioso capuchino al que se le atribuyen ( aparte de sus famosos estigmas ), curaciones, bilocaciones ( estar en dos lugares a la vez ) y lecturas de conciencia a los que iban a confesarse con él. Sus estigmas desaparecieron tras su muerte.

El padre Pio fue el más famoso entre los estigmatizados.

 Aparte de los estigmas, también hay que comentar sobre casos sorprendentes referentes creyentes católicos. A lo largo de la historia, la fe católica ha influido en ciertas personas tan profundamente que algunos han llegado a impensables extremos ( considero personalmente que son absurdos ).
 Esos creyentes ( la mayoría mujeres ) que la iglesia católica tachó de santos y santas ( sobre todo en los siglos XV y XVI ) eran los que más devoción tenían por los sufridos martirios de Jesús. Ellos llegaban a  revolcarse en cristales rotos, saltaban sobre hornos calientes, se colgaban sobre picotas, rezaban cabeza abajo, caminaban sin calzado en invierno o incluso llegaban a clavarse agujas alrededor de sus pechos ( en el caso de mujeres ).

Se sometían a todo tipo de martirios por su convicción ciega hacia su fe.

 Así en la historia nos encontramos con varios ejemplos :

 Santa Catalina de Siena ( 1347-1380 ), la cual influyo directamente sobre el papa Gregorio XI que estaba asentado en Aviñón para que regresara a Roma. Esta Santa se llegaba a flagelar tres veces diarias.

 También encontramos a Raimundo de Capua (1330-1399 ), que llegaba a insertarse astillas de madera en la garganta para provocarse vómitos.

 Santa Magdalena de Pazzi ( 1566-1607), que se revolcaba en espinas y se impregnaba en su piel cera caliente.

 El curioso caso de San Simeón ( 390-459 ), que durante toda su vida religiosa vivió encaramado a una columna sin descender de ella, ayunando incluso los 40 días de la cuaresma, hasta su muerte.

 Como estos hubieron muchos otros devotos que llegaron a hacer verdaderas atrocidades sin precedentes por su devocía, como por ejemplo;

Beber del agua donde se lavaban los leprosos.

Grabarse en los pechos monogramas de Jesús.

En los casos más extremos se bebían la saliva de un enfermo.

Comían el excremento de las personas que sufrían diarrea.

Beber el agua donde se lavaban los leprosos era uno de las barbaridades que hacian.

 Durante siglos, la iglesia católica ha seguido los pasos y vivencias de estos personajes. Han creído conveniente que sus acciones siguen un patrón justificado hacia su fe cristiana y por ello lo han tenido en consideración para venerar dichos actos.

 El Vaticano sigue cuatro pasos para otorgar la santidad a estos fervientes devotos :

1º )   La información :
     El obispo titular de la diósesi en la que reside la persona en cuestión debe de investigar su vida, buscando cualquier virtud o cualidad excepcional de consideración.

2º )  Voto del Vaticano :
     Los casos prometedores llegan a Roma, donde los jueces deben ponerse de acuerdo en la fe, la caridad y otras virtudes del candidato.

3º )  Beatificación :
    Serán beatificados aquellas personas que, después de todas las deliberaciones de los jueces eclesiásticos, estos consideren que dicho personaje obrara un milagro. De esa manera se ganan la categoría de benditos, pudiéndose venerar de forma ilimitada.

4º ) Canonización :
    Los candidatos con verdaderas evidencias de haber realizado dos milagros, serán nombrados santos por el papa que regente el cargo en ese momento, y pueden ser venerados por todos los católicos de forma indefinida.

Juan Pablo II ( Karol Jósef Wotjtyla ) fue el último beatificado por el Vaticano.

   REFLEXIÓN :

  Considero ( a título personal ) que el verdadero cometido de Jesús fue la de, no solo transmitirnos unos mensajes que Dios quiso darnos, sino también ponerlos en práctica, tanto por nuestro bienestar personal como colectivo. Fue el único mensajero ( el hijo de Dios ) el encargado de ofrecernos toda la sabiduría que necesitábamos tener.
  Si el cometido de Jesús era la de transmitirnos dicho mensaje, considero que las acciones hechas, tanto por los fervientes devotos cristianos como por la del Vaticano son erróneas o tergiversadas, ya que las intenciones de " nuestro salvador " no era que pusiéramos en práctica o imitáramos sus martirizados pasos, sino seguir sus elocuentes y sabios mensajes.

 Personalmente pienso que :

" No se es más religioso el que más convicción tiene hacia su fe, sino el que mejor la practica ".
( Grajapalmera )

Bienaventurados...