Etiquetas

jueves, 20 de octubre de 2011

Contacto con la naturaleza

 Entre los días 15 y 16 de octubre de 2011, el autor de este blog realizó un inolvidable viaje al Parque Nacional de La Caldera de Taburiente ( La Palma ). Pocos días para poder disfrutar de sus impresionantes y espectaculares paisajes, pero suficiente como para darse cuenta de lo sabia e increíble que es la naturaleza.
 Aquí os dejo las fotos del esplendor de tan bonito lugar :




El parque cuenta con multitud de sitios donde poder plasmar las más bellas imágenes y perpetuarlas como uno desee.


La vista de un fragmento del parque nos da a entender lo mucho que hay que recorrer para poder ver todo su esplendor.



El agua es parte omnipresente del Parque Nacional de La Caldera de Taburiente.



Gracias al agua reinante, nos podemos encontrar con lugares frondosos y llenos de vida arbórea.


En su riachuelo podemos encontrar un lugar donde refrescarnos cuando hace calor.



Pero hace falta que haya mucha temperatura ambiental para hacerlo, ya que el agua está muy fría.




Hay que caminar mucho dentro del La Caldera para poder disfrutar de estas vistas, pero ¡ merece la pena ! .



No existe desperdicio haya donde uno mire, ya que esta uno rodeado de muchos contrastes.



Algún día este joven pino canario, adornará majestuoso el espectacular pinar del parque.



Tiene uno tiempo de conseguir, con el entorno y la imaginación, una curiosa y divertida instantánea.



El agua es signo de vida. Haya donde este, indudablemente, estará rodeada de todo tipo de plantas.



Cualquier planta encontrará el lugar perfecto para empezar a brotar y adornarnos con su presencia.



Con esta bella instantánea nos hace olvidarnos, por un momento, de los graves problemas del cambio climático.



Dentro del parque nos podemos encontrar con diferentes árboles y plantas que ofrecen alimento a su variada fauna.



Mientras uno deleita la vista en el parque, también deleita el paladar ... ¡ con un buen vino !.



Cualquier planta tiene su importancia y belleza dentro de este increíble entorno.


El paso del tiempo hace mella en las milenarias rocas del Parque Nacional.



Un pequeño afluente que te aporta la frescura de su agua, para los más sedientos y acalorados en su viaje al Parque.



El agua emana de cualqueir parte, gracias a ello se puede disfrutar plenamente de este lugar.


La visión de la cascada de colores nos pone la guinda a este esplendoroso pastel.

Foto satélite de La Palma. En el centro de la isla podemos apreciar el Parque Nacional de La Caldera de Taburiente.