Etiquetas

jueves, 5 de enero de 2012

Los niños, un bien necesario

 Hablar de un matrimonio donde no hayan niños es como si tratáramos de hablar de un jardín sin flores. Los niños son los que despiertan nuestra necesidad de luchar, nuestra forma de sentir, son nuestra pieza indispensable  en el puzzle del hogar.
 Desde los primeros comienzos del embarazo, en nuestro hogar, se empieza a respirar una atmósfera de felicidad, emoción e impaciencia para que nuestro retoño venga al mundo sano y llene con toda su ternura nuestra morada. Es la recompensa que nos brinda el milagro de la vida.

Un bebé llena un hogar con su ternura.

 Nos desvelamos por ellos para aportarles todo lo necesario en todo momento y vemos como poco a poco van desarrollándose, regalándonos una sonrisa en todo momento, esperando los padres a que crezcan y se conviertan en personas de provecho. ¡ Una felicidad absoluta !.



Vemos como crecen felices nuestros niños y esperamos un buen futuro para ellos.

 Pero en este mundo todo no es felicidad, porque los niños en muchos hogares o son un enorme inconveniente, una herramienta de trabajo o es una fuente fácil de ingresos.

* Advertencia :
Los comentarios y las imágenes que aparecen a continuación pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

 NIÑOS ABANDONADOS O INDESEADOS :

 Para muchas personas el traer un niño al mundo significa un gasto que no estaba previsto, una responsabilidad difícil de aceptar o un motivo que rompe los moldes de la vida cotidiana. Siempre habrán estas personas que no aceptan la buena llegada de un recién nacido. La desesperación por dicha razón hace que algunas personas, que se ven en estas circunstancias, procedan a unas macabras práctica poco ortodoxas como pueden ser :

* Abandono del recién nacido a su suerte en portales, al lado de hospitales o comisarías de policía.

* Arrojarlos vivos a contenedores de basura o en matorrales de los parques.

* Ahogarlos en ríos o en playas tirándolos envueltos en bolsas de basura.

* Matarlos a golpes.

* Otras desagradables prácticas.

Se han encontrado muchos bebés vivos dentro de contenedores de basura.

TRABAJOS FORZADOS :

 Para muchas familias tener un hijo significa el sustento de ésta, ya que existen en muchos países la práctica de contratar a niños más que gente adulta, ya que se les paga menos y se les obliga a estar más horas trabajando, hablamos de prácticas esclavistas. Tanto es la práctica a temprana edad, que es lo único que conoce mientras exista luz diurna o sus cuerpos desfallezcan.
 Desgraciadamente en los países desarrollados solemos comprar productos o materias primas derivados de los trabajos infantiles a un precio muy asequible y lo que se hace es mirar a otro lado por el bien de la economía propia.

Las jornadas laborales infantiles suelen ser muy largas y mal pagadas.

 CAMPAÑAS BÉLICAS :

 En países donde existen milicias anti- gobierno, disputas tribales o guerras civiles, los niños son una fuente fácil para enseñarlos a las prácticas de combate. En muchas ocasiones dichos niños suelen ser secuestrado a muy temprana edad y esclavizarlos militarmente. Una vez adiestrados suelen ser muy obedientes y se les enseña a matar sin tener ningún tipo de miramiento y para los cabecillas que mandan, los niños, son una baja sin importancia.

Desde muy pequeños se adiestran a los niños para matar.

 TRÁFICO DE ÓRGANOS :

 Para algunas familias la única opción que ellos creen viables es el de vender a sus hijos sin darle la más mínima importancia cual es el destino final. Suelen ser vendidos a personas que aportan un buen dinero, suficiente como para aceptarlo sin miramientos. Con ese dinero algunas de estas familias suelen comprar televisores, lavadoras y algún otro electrodoméstico que en otras condiciones les serían imposible comprar.
 Desgraciadamente para esos compradores lo único que necesitan de esos niños son sus órganos, pues en el mercado negro por un único órgano podrían sacarle más del doble de lo que pagaron en su momento por el niño " entero ".

Se pagan muchas sumas de dinero en el mercado negro por órganos.

 PROSTITUCIÓN INFANTIL :

 Viene siendo el anexo del comentario anterior, ya que también en el comercio de niños entra la desagradable práctica de usarlos como objetos sexuales para un mercado de proxenetas y gente sumamente enferma del abuso sobre menores que son los pederastas. Aunque en algunos países dicha práctica es sabida y consentida por los padres, ya que ven en ello una fuente de ingresos muy substanciosos para la familia.

En muchos países el verdadero atractivo es el turismo sexual, incluido el infantil.

  Hay  que tener en cuenta que un hijo no suele ser esa felicidad para algunos padres, ni un desvelos o sacrificio por ellos..., lo miran como a un simple e insignificante objeto con o sin valor.