Etiquetas

jueves, 31 de marzo de 2011

Con la miel en los labios

Son insectos himenópteros de la categoría taxonómica que entra en el grupo de la superfamilia de las Apoideas, nos referimos a los antófilos o más conocido como, las abejas.


 Este insecto es la causante de múltiples beneficios para la humanidad, uno de ellos es un líquido viscoso y dulce llamada miel , su materia prima es el néctar de las flores, excreciones de insectos chupadores de sabia o incluso de secreciones de ciertas partes de las plantas que las abejas recolectan, transforman y  les añaden una enzima que se encuentra en la saliva de estos insectos que se llama invertasa y que almacenan en unas celdas llamadas paneles.

La miel tiene un alto contenido en calorías y está compuesto principalmente por; agua, fructosa, glucosa, sacarosa, maltosa, proteínas, aminoácidos y vitaminas principalmente. Su propiedades exclusivas la convierte en un antiséptico y un antimicrobiano, también es un conservante natural para ciertos alimentos.
Otra de las cosas que las abejas hacen es la llamada polinización, que consiste en la transferencia del polen que producen las flores y que es pasarlo desde el estambre hasta el estigma donde fecunda y germina en los óvulos produciendo así las frutas y semillas con lo que las plantas procrean su especie.
Hay una gran cantidad de plantas que necesitan exclusivamente de las acciones de polinización que hacen las abejas para que puedan seguir funcionando sus ciclos naturales, a parte, también existen animales que se benefician directamente de estas frutas y semillas para su existencia.
Pero algo esta pasando a las abejas de nuestro planeta que están desapareciendo y no está claro el motivo que causa tal desastre.
En Europa y en Estados Unidos especialmente ( ha desaparecido mas del 40% de las colonias ) están mermando descomunalmente su población y ya se esta extendiendo este mal en Asia y África. Lo llaman el nuevo sida de las abejas.
Se barajan muchas posibilidades de esta hecatombe, y es que pueden ser atacadas por virus, parásitos u hongos que han proliferado de una forma inusual, también por la destrucción de entornos naturales, por la utilización indiscriminada de pesticidas y por una causa aun mas preocupante, el cambio climático.
Esa son unas de las versiones que los expertos baraja. Entendemos que la mezcla de lo anteriormente citado pueda que haya sigo un gran culpable, es decir, el cambio climático ha producido un aumento de las temperaturas haciendo que en épocas que antiguamente eran frías ahora no lo son tanto y proliferan la propagación de forma más extensa a lo largo del año tanto de parásitos como de hongos, también hace que ciertos virus que atacan a las abejas se extiendan durante más tiempo, pero ¿ estamos seguros de que solo es por esa causa ?
Se cree que existen otras causas culpables de la desaparición masiva de abejas y que puede tratarse del uso masivo de semillas modificadas genéticamente, las cada vez más extensas y potentes líneas eléctricas e incluso por las ondas producidas por las antenas de telefonía móvil.

 El abuso indiscriminado de técnica de siembra con semillas  modificadas genéticamente pueden causar impactos medioambientales, pues estas son estériles y puede provocar efectos imprevistos en la estabilidad natural tanto en la planta ( entiendase las flores como parte directamente afectada ) como su posterior consumo. El gran enigma es que no se tienen datos ni estudios que se hayan preocupado por el análisis serio sobre la peligrosidad de ésta técnica que cada vez se extiende más a lo largo y ancho del planeta.


 Las cada vez más extensas y potentes líneas eléctricas provoca una compleja diversidad de campos electromagnéticos de diferentes frecuencias, y estas son las que realmente preocupan a los científicos sobre los humanos y animales, y es la exposición a campos eléctricos y magnéticos de frecuencia extremadamente baja ( frecuencias comprendidas entre 50 y 60 Hz ) los que pueden provocar problemas en los seres vivos y seres humanos.


 El sistema digital de transmisión de señales GMS , es la tecnología utilizada por la telefonía móvil y se necesitan antenas re-emisoras para conectar con los cada vez más habituales teléfonos móviles o celulares.Y entre la antena y el teléfono se crea un campo producida por la señal , que aunque de baja potencia tiene una alta frecuencia y que en unos estudios recientes se hace eco que los campos magnéticos que se generan entre el emisor y el receptor se extiende casi a unos 100 metros.


 Las abejas en definitiva, son uno de los insectos que más importancia tienen en la biodiversidad, la ruptura de su actividad tendría consecuencias en la cadena natural desastrosa. La agricultura del planeta depende directamente de la abeja en aproximadamente un 80%, sin ella la mayoría de los cultivos con los que nos alimentamos sucumbirá, también le pasara un tanto de lo mismo a los bosques, las selvas, campos y todo entorno vegetal que necesite de la polinización para extender las futuras generaciones de plantas, y que a su vez no puedan sobrevivir animales que se alimentan directamente de ellas que son parte de la cadena alimentaria natural , será una auténtica explosión y una ruptura total de la biodiversidad del planeta.
Megan Eckles, licenciada y actual investigadora en Ciencias Ambientales en la Universidad de California ( San Diego ) llegó a una conclusión , esta investigadora estima que una vez extinguidas las abejas en su totalidad ( y por el momento no haya ninguna forma de atajarlo ), la humanidad se enfrentaría a su posible extinción 40 años más tarde. Ya lo advirtió en su momento Albert Einsten en un discurso, " Si las abejas comenzaran a desaparecer, a la humanidad le quedarían pocos años de vida ".


No hay datos de que este fenomenal científico sea adivino, pero no hace falta serlo y es que en la antigua Grecia y Egipto este dulce néctar era considerado sagrado, como si fuese una bendición de los dioses y no estaban mal encaminados, pues el culpable de la existencia de este producto también lo es de sembrar vida a lo largo y ancho de nuestro único hogar.