Etiquetas

jueves, 11 de agosto de 2011

La muerte del Cuerno

 El 20 de Julio de 2011 la ONU declaró la hambruna en Somalia. La extrema sequía, aparte de la grave situación por guerras internas y la pobreza del país, ha provocado que el citado Cuerno sea un lugar desolador y sembrado de desnutrición, deshidratación, enfermedades y éxodos masivos.
 Se calcula que apróximadamente en tres meses ya hay la enorme cifra de 29. 000 niños que han perecido y aunque existen ayudas por parte de gobiernos y entidades no gubernamentales se estima que más de 600. 000 padecen de malnutrición.

El cuerno de África se muere.

 En este blog se extenderá los tres motivos de la hecatombe que padece Somalia :


GUERRA :

 Ya en diciembre de 1992, George Bush envía a Somalia a sus unidades más importantes de fuerzas militares especiales, en la operación llamada " Restore Hope ". El motivo de esa misión era para sostener las operaciones que realizaba la ONU en ayudas humanitarias y  hacer frente a los diferentes clanes que continuaban estando en guerra entre ellas, matando de hambre a miles de somalíes en esa época. Aunque el verdadero motivo de esa invasión era proteger los intereses de las multinacionales americanas que habían en ese territorio.
 Pero es el 21 de diciembre del año 2006 cuando el líder islámico Sheik Hassan Dahir Aweys, de la Unión de Cortes Islámicas, quien declaró que Somalia entraba en el estado de guerra contra Etiopía y que todos los somalíes deben de tomar parte de esa lucha.
 La Unión de Cortes Islámicas controla en su totalidad toda la parte costera del Sur de Somalia y entablan duros combates contra cualquiera que le ofrezca alguna oposición.
 Concretamente la milicia islámica perteneciente a esta Unión y que controla Somalia se llama Al Shabab, vinculada a una red de Al Qaeda, y que niegan el acceso de ayuda humanitaria del programa de la ONU a tierras somalíes.
 Se financian sobre todo con la piratería y los pagos de rescate de los secuestros que realizan en toda la parte costera y de aguas internacionales cercanas a Somalia, tanto a barcos de transporte marítimo como turísticos,  realizado en su mayoría por marineros dedicados a la pesca tradicional, encontrando en ello una alternativa a la forma de vida que llevaban con la pesca y salir de la pobreza.


   SEQUÍA :

 Hace unos 60 años que no se recuerda una sequía tan severa en el cuerno de África, aunque ya se habían registrado en 1950 y 1976 sequías de una gran intensidad provocadas por el fenómeno atmosférico llamado " La Niña ".
 Pero en agosto del 2010 comenzó a desarrollarse otra vez este fenómeno, el cual hace incrementar vientos intensos desde el oeste hacia el Océano Índico, sacando la humedad de África oriental hacia Australia e Indonesia, provocando intensas sequías en el Este africano y graves inundaciones en las zonas australianas y partes del Sudeste asiático. Debido a esta prolongada sequía, los pocos alimentos que hay se han triplicado en su precio a parte de lo escaso de su presencia, no pudiendo hacer frente a la compra de dichas necesidades básicas los más pobres de entre los pobres.

Los piratas somalies se financian con los rescates.

Sin agua poco puede hacer la agricultura o la ganadería ;

 Los agricultores somalíes no pueden hacer frente a una tierra prácticamente estéril por la continua sequía que ha padecido la zona, viendo como sus pobres cosechas no proliferan para hacer frente a lo más básico en alimentos. Lo poco que germina no sobrevive a la escasa o nula agua que les llega, por lo que es totalmente imposible que pueda incluso cubrir hasta las necesidades propias del debilitado agricultor. Se puede considerar que las tierras cultivable en Somalia actualmente son puro desierto.

La sequía provoca que la tierra sea infértil y sea imposible la siembra.

 Los ganaderos ven como sus ganados se mueren porque no hay prácticamente agua para que estos puedan beber y sobrevivir a tal desastre, a parte de que no hay casi existencia alguna de vegetación suficiente para la sostener con vida a dichos animales. La nula precipitación de agua en zonas de pastoreo no ha permitido que la vegetación crezca ni tampoco mantener un nivel mínimo de agua las charcas donde saciaban su sed.
Los animales que sobreviven padecen de una extrema desnutrición y deshidratación, no pudiendo aportar prácticamente nada de alimento ni siquiera para el propio ganadero, que ve impotente como el poco ganado que le queda casi ni sobrevive.

Los ganaderos ven impotentes como mueren sus animales.

    LA POBREZA :

 Está vinculada estrechamente con lo anteriormente expuesto, pero el agravante no es solo por las guerras internas o la extrema sequía, sino de que hablamos de un país que no posee medios económicos desde antaño para hacer frente a una población sin ningún tipo de recursos propios. Se habla de un gobierno de transición débil, con una moneda ( Chelín somalí ) que no puede hacer frente a ninguna importación para solventar las necesidades básicas de su población, herencia dejada por la severa dictadura a la que fue sometida este país, cuando el 29 de octubre de 1969 el General Mohamed Siad Barre protagonizó un golpe de estado y derrocado el 27 de enero de 1991 tras la desaparición de la guerra fría.
 Los que han podido tener oportunidad, se han desplazado tanto a Kenia como a Etiopía, pero hay personas con tan mínimos recursos que les son imposibles de poder hacer el éxodo, quedandose en la zona y esperando lo inminente.
 Se estima que posiblemente con los graves problemas que existen actualmente en Somalia, hay apróximadamente unos 3,7 millones de somalíes que padecen esta crisis humanitaria. Los insurgentes de Al Shabab niegan rotundamente que exista hambruna en este país he impiden que llegue cualquier tipo de ayuda humanitaria hacia los más necesitados.

Solo los muertos veran el final de la hambruna.


 Somalia se muere de forma inminente. Lo único que se puede hacer es ayudar a los somalíes desplazados a campamentos en Etiopía y Kenia, donde se les puede hacer llegar las ayudas humanitarias.
 Después de realizar un largo y tortuoso viaje, los que no mueren por el camino ( que son muchos ), llegan relativamentes en deplorable situación.

Desplazados en un campamento de Etiopía.