Etiquetas

jueves, 17 de noviembre de 2011

El manantial de la vida

 El agua es uno de los máximos pilares sobre los que se asienta la vida en nuestro planeta. Es indiscutible pensar que sin ella pueda existir un ecosistema.
 Dicho elemento tan importante surge de la unión de dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, y esta asociación hace que el compuesto sea muy estable, gracias a las interacciones eléctricas que se producen entre dichos átomos.
 Este elemento se puede encontrar en nuestro mundo en varios estados conocidos, es decir, en sólido, líquido, gaseoso y ¿ plasma ?.



 AGUA EN ESTADO SÓLIDO :

 El agua se convierte en estado sólido a partir de los 0º C., donde todas las moléculas se encuentran unidas mediante el enlace itermolecular del hidrógeno, formando una estructura parecida al panel de abejas, causando con ello que en este estado, el agua, sea menos denso y tienda a aumentar su volumen. En la naturaleza nos encontramos que supone el 1,74 % del agua en el planeta.

El 80 % del agua dulce que existe, se concentra en los polos y las zonas heladas.

 EL AGUA EN ESTADO LÍQUIDO :

 Es evidente que en este estado es donde se encuentra la mayoría del agua, principalmente se encuentra concentrada en los océanos y mares del mundo, suponiendo el 96,5 % del agua total que existe en La Tierra y cubre el 71 % de la superficie de la corteza.
  Si hablamos solo del agua dulce, nuestro planeta solo cuenta con un 3 % del total del agua existente, eso quiere decir que contamos con una ínfima cantidad para sostener la población mundial.

Solo el 3 % del agua existente en La Tierra es dulce.

AGUA EN ESTADO GASEOSO :

 Es otra parte del estado del agua y se forma por la evaporación o ebullición de esta. En un estado enrarecido causa la humedad ambiental, cuanto más se condensa podemos encontrarla en forma de niebla y más acusado en nubes, las cuales son las causantes de las precipitaciones. Es muy curioso, ya que antes de evaporarse el agua, es capaz de almacenar gran cantidad de calor, es decir, que tiene un calor especifico muy elevado por lo que gracias a ello impide que se produzcan variaciones bruscas de las temperaturas.

Los vapores de agua se condensan formando nubes y con ellas las precipitaciones.

AGUA EN ESTADO PLASMA :

 Aunque no lo parezca el agua también se puede encontrar en estado de plasma. El agua de los glaciales que se encuentran a extremas temperaturas y presiones criogénicas, adquieren una altísima capacidad subliminal y esto es debido al pasar el agua de estado sólido al gaseoso por la acción energética que integran los elementos del hidrógeno, del oxígeno y también al calor, que queda atrapado durante el proceso de congelación y expansión. Debido al estado de confinamiento a esas profundidades, se deshiela de forma parcial generando vapor a una temperatura levemente por encima del punto de congelación, interactuando y formando una forma gelatinosa o más conocido como un plasma semi-líquido.

El agua también se encuentra en el cuarto estado, que es el plasma.

UN TESORO BIEN ESCASO :

 Verdad es que nuestro planeta se compone de 3 cuartas partes de agua, pero la realidad es muy cruda, ya que tenemos que quedarnos con la ridícula cifra de un 3 % del total de ella en estado dulce. Eso significa, que aún teniendo tecnologías para desalinizar el agua de mar y reciclarla, no es suficiente para el abastecimiento de nuestras necesidades más básicas.
 Si hablamos de agua dulce, podemos encontrarnos con que el el mayor consumo de esta ( que es un 70 % ) se utiliza en la agricultura, cada vez más explotada para cubrir las necesidades alimentarias de una civilización que sigue en aumento.
 Pero nos podemos encontrar con otra cara de la moneda, y es que el mayor consumo de este preciado líquido se concentran en los núcleos de población de países desarrollados o en desarrollo, quedando al margen los que son más pobres. El reparto del agua es irrisorio, ya que si en estos últimos brilla por su ausencia, nos encontramos con un derroche descomunal en los primeros.
 Deberíamos de actuar en consecuencia y limitar el descomunal derroche, el mal uso del líquido que nos dio la vida y que por ausencia de ella nos la quitará. No durará eternamente, ya que cada vez más, la demanda es superior a las reservas que posee el planeta y eso terminará pasando la factura.
 Debemos de ser responsable a la hora de hacer uso del agua, tanto en agricultura como para el consumo industrial o personal.
 El agua es un bien preciado, no la malgastes.

La humanidad depende del agua que ahorremos, ¿ a que esperas para hacerlo ?