Etiquetas

viernes, 12 de octubre de 2012

Al otro lado de la puerta

PROLOGO :

 En algún momento de nuestra vida nos hemos planteado dudas sobre nuestra realidad. Dudas que por circunstancias sociales han sido disipadas por conveniencia de un sistema establecido.
 Todas las sociedades existentes en el mundo tienen un objetivo común, controlarnos. Con ello se consigue una docilidad para hacer y deshacer convenientemente lo que nos han implantado. Muchas veces injusto, extraño y/o absurdo. El problema viene cuando acontece la indiferencia o la aceptación del precepto al que nos subyugan.
 El capítulo que se expone a continuación trata de inquietudes, razonamientos y reflexiones personales que el autor desea compartir con los lectores del blog en contra de un " ineludible " sistema social, a mi juicio, globalizado.

RAZA :

 La mayoría de los antropólogos consideran que es inadecuado utilizar el término raza para designar a los diferentes grupos humanos existentes en nuestro planeta, aceptando ser más apropiado el termino etnia o población para distinguir tipos de individuos.
 Nos diferenciamos del resto de los seres vivos por ser una especie portadora de conciencia sobre nuestra existencia, prácticamente desde nuestro nacimiento. El problema radica en las circunstancias de nuestra concepción, ya que se rige por condiciones sociales, políticas, religiosas o sexuales.
 No existen razas diferenciadas por ser blanco, negro,amarillo, rojo o mestizo. Tampoco existe diferencia por ser comunista, demócrata, conservador o apolítico. Mucho menos por ser católico, musulmán, budista, hinduista o sectario. Que decir de ser hombre, mujer, homosexual o lesbiana, que sea utilizado como una forma de diferenciar al individuo. Solo hay una única raza, la humana.
 A lo largo de milenios han querido desvincularnos de nuestra propia realidad. Nos han enseñado que nuestros valores fundamentales son condicionados por unos ideales y no por nuestra naturaleza.

CONCIENCIA :

  Es el conocimiento que posee el individuo sobre si mismo y su entorno, es decir, todo lo referente a la moralidad y a todos los estímulos externos e internos.

 Este es el principal motivo por el que existimos. Si evolutivamente no la hubiéramos tenido, quizás la raza humana sería un corto capítulo concebido por la naturaleza. El razonamiento, fruto de la consciencia, de nuestros ancestros provocó en el ser humano el control sobre su propio entorno y sobre si mismo, decidiendo con ello el destino que actualmente creemos conocer. Creemos, porque el verdadero destino es otro. El poder vivir de una forma elevada en cuanto al entorno natural se refiere. El tener capacidad de creación sobre la creación. El tomar decisiones ante acontecimientos y resolverlos. Pero siempre co-existiendo y respetando los principios fundamentales de nuestro entorno natural.
 El problema radica en que, aún teniendo dicha conciencia, no somos conscientes de los más obvio...nuestra verdadera naturaleza inteligente.

INTELIGENCIA :

 Se entiende por inteligencia como la capacidad que se posee para asimilar, entender, elaborar y resolver cualquier tipo de problema que se nos aparezca, en cualquier momento, de forma razonable.
 El planteamiento es muy simple a mi entender. Nosotros mismos nos consideramos inteligentes, algo curiosamente extraño teniendo en cuenta que destruimos, de forma masiva y sin control, nuestro entorno. Se crean conflictos bélicos, sembrando muerte, pánico y desesperación, para controlar un lugar que por naturaleza nos pertenece a todos, o más absurdo aún, una idea. Se crean diferencias irracionales, cualesquiera, sobre nosotros como una justificación a los métodos empleados. Nos hacen creer que tienen o tenemos razón sobre dicha actuación. Solo importa el resultado, sin importar el método.
 La inteligencia es el resultado de nuestra conciencia evolitiva, pero no se hace el verdadero uso de ella según su discernimiento.

CAPACIDAD :

 La capacidad del ser humano se resume en tener aptitudes o talento para determinadas circunstancias que aparecen a lo largo de nuestro período existencial.
 Aunque es difícil creerlo, tenemos la capacidad de cambiar lo establecido. Nos han enseñado, inculcado e impuesto que la raza humana tiene unos talentos limitados. Hemos sido víctimas de unos pocos con intenciones de dominar al resto. Somos portadores de un " don " que la naturaleza nos ha concedido y que algunos nos han negado. La raza humana, que fue concebida al principio, se encuentra bloqueada en una " calle " sin salida que nos han impuesto. Nos han hecho creer que es imposible desviarse del camino que nos han forzado seguir.
 La raza humana todavía tiene la capacidad de decidir sobre su propia naturaleza, solo es necesario que abramos la mente y decidamos re-convertirnos a lo que en principio hemos sido concebidos, a ser seres inteligentes.

DESTINO :

 Lo entendemos como una especie de poder sobrenatural que es inevitable e ineludible de cualquier ser humano, el cual se rige por un fin no escogido por éste.
 Opino que desde nuestro nacimiento se crea un pre-destinamiento básico, el cual va condicionadose poco a poco por el libre albedrío del que dispone el humano.
 Suena contradictorio, pero la realidad es más oscura. Nuestro ser se compone no solo de cuerpo, sino también de alma y espíritu. Estos últimos se encuentran en estado puro desde nuestro origen y que poco a poco se van corrompiendo por el entorno al que los sometemos ( ¡ o nos someten ! ). Estamos marcados por un " sino " ocultado convenientemente. Todos los seres humanos pueden conseguir el grado de perfección. Solo debemos de buscar la forma de abrir nuestra mente, aceptando de antemano que somos parte de una perfecta finalidad.
 Nacemos destinados a tener un una elevación magistral.

EVOLUCIÓN :

 Nos hemos transformados, a lo largo del tiempo, en seres que difiere mucho de nuestro antepasado común, cambiando tanto físicamente como intelectualmente sobre éstos.
 El problema radica en que el ser humano a experimentado una extraña involución en éste desarrollo. No en el aspecto físico, sino en el intelectual, ya que desde hace algunos milenios no ha cambiado nuestra forma de pensar, actuar o sentir...no hemos mejorado la actitud del razonamiento elemental por el cual hemos nacido. Nacimiento basado en el progreso personal.
 No afloramos siendo parte de la creación, sino parte creadora. Tenemos libre albedrío sobre nuestro comportamiento, por lo que podemos alterar nuestro destino. Hemos de tener en cuenta que, empleando nuestra innata sagacidad, podemos conseguir la perfección evolutiva libre de imposiciones sociales, en cuanto a la forma de razonamiento, que nos imponen desde nuestro alumbramiento.
 El ser humano ha cambiado parte de su actitud social, pero no su naturaleza evolutiva.

SABIDURÍA :

 La sabiduría es la panacea de nuestro destino básico. La desarrollamos gracias a la aplicación de la inteligencia basada en la experiencia que obtenemos o nos otorgan, consiguiendo con ello una mayor capacidad para poder reflexionar sobre cualquier acontecimiento.
 Tenemos de forma innata un potencial, el cual podría ser perfeccionado abriendo nuestro espíritu y alma. Conseguir que nuestra mente actúe sin ningún impedimento. Conseguir que nuestra íntima y elocuente razón sea el que domine sobre todo lo que nos rodea.
 Debemos evidenciar que somos sabios, gracias a nuestra naturaleza elevada, y rozar la perfección en el entorno perceptible que nos ha otorgado El Único.

REFLEXIÓN :

 Debemos de interrumpir el automatismo que nos han impuesto, haciendo nuevas valoraciones sobre nuestro ser, creando con ello la innegable etapa evolutiva por la cual hemos nacido.
 El lector entenderá que mis inquietudes no sea parte de la creencia social actual. No trato con los comentarios zaherir la forma de pensar o actuar de nadie, pero si sensibilizar los diferentes puntos de vista que se tiene sobre nuestro origen.
 El autor no pretende invitar a ninguna polémica social, política, religiosa o sexual establecida por nuestro entorno social, solamente pretende crear una atmósfera reflexiva a modo de silogismo personal.
 El pensamiento individual es presa de un sistema pero, afortunadamente, podemos liberarnos de él empezando, primero, a admitir que somos algo más que un simple ser vivo.
 Es hora de que empecemos a plantearnos el mirar al otro lado de la puerta y ver lo que realmente nos espera, olvidándonos por completo los macabros ideales que nos han impuesto.
 Debemos de aceptar lo que queremos ser, no lo que quieren que seamos.
 No olvidemos que por algo hemos sido creados a imagen y semejanza de ...